> VEHÍCULO A TODO RIESGO

Un coche (casi) nuevo requiere un seguro a todo riesgo. Esta póliza cubre todos los posibles daños para que el vehículo siga teniendo el mismo aspecto que el primer día. Desde una pequeña grieta en el parabrisas por un daño causado por granizo, hasta un espejo roto sin que se conozca al causante. Gracias a su seguro a todo riesgo siempre tendrá asegurado un resultado favorable.

Seguro a todo riesgo a medida

 

 

El seguro a todo riesgo se puede concebir de diferentes maneras. ¿Opta por una franquicia fija? ¿O prefiere optar por una franquicia inglesa, en la que la franquicia no es aplicable a partir de un cierto importe de daños materiales? Además, también hay varias opciones de depreciación. Estaremos encantados de tratar con usted las mejores opciones para su(s) vehículo(s). Contacte con nosotros para concertar una cita!

Asegurar los daños a terceros

Daños propios (daños materiales): daños causados por el conductor o por un desconocido (por ejemplo, impactar contra un poste o rayar un vehículo).

Incendio: daño si el vehículo se incendia.

Robo: requiere un sistema de alarma adicional para coches de alto valor.

Rotura de cristales: desde una pequeña grieta hasta una luna completamente rota.

Colisión contra animales: : cuando no es posible esquivar a un animal que se cruza en la carretera.

Desastres naturales: granizo, tormentas, etc.

También es posible un seguro a todo riesgo reducido En ese caso, los daños propios no se cubren.

ES